Tiempos de epidemia, tiempos de libertad.

Actualizado: 3 sept 2020

¿Cómo saber si estamos actuando libremente? Para saberlo primero tenemos que entender nuestras decisiones y nuestras acciones. ¿Desde dónde estamos actuando? ¿Desde la obediencia o desde la libertad? Para actuar desde la libertad se necesita atreverse a pensar críticamente y entender nuestras acciones. Sin ello sólo aspiramos a seguir indicaciones. Como entender la situación actual desde la perspectiva de la salud holística y la evolución. Los siguientes enunciados trataré de establecer los primeros pasos que creo necesarios para aprender y sacar el máximo provecho de esta crisis mundial. No pretendo dar una respuesta ni hacer propaganda de mi postura, sobre el momento que estamos viviendo como humanidad, sino sólo establecer un marco para iniciar el proceso de entendimiento y así de sanación y evolución.



De las muchas cosas positivas que ha dejado esta época de crisis epidémica,una es la de hacer visible la necesidad del pensamiento crítico. Hay muchos expertos de cualquier tema, pero a cada rato se contradicen unos con otros. La ciencia también se contradice a cada rato, o en el peor de los casos se retracta por fraudulenta. La Organización Mundial de la Salud, los gobiernos, las farmacéuticas no pueden ocultar los conflictos de interés. No hay para dónde voltear que nos de una respuesta verdadera a nuestros interrogantes, nadie que nos diga que hacer convincentemente.


Pero todo esto; aunque nos pueda intimidar, son buenas noticias, porque nos está obligando a depender de nuestro criterio, nuestra decisión, nuestro pensamiento.

No estoy hablando de que tenemos que saber todo o entender todo sobre salud, economía, epidemias, o cualquier cosa. En esta era donde la información esta ahí disponible en todos lados; no necesitamos saberlo todo; lo que necesitamos es discernir, pensar críticamente para poder decidir que acciones tomar. Y no se requieren títulos o doctorados para pensar. De hecho; a veces estorban porque nos ponen un lente que nos permite entender las cosas desde una perspectiva pero nos nublan la vista de otras perspectivas. Y se hace difícil quitarse ese lente porque implica estatus social, historia, en resumen ir contra-corriente.


El pensamiento crítico al que me refiero no es ese pensamiento "objetivo" limitado a lo observable por los 5 sentidos que la ciencia materialista tanto exalta. Pensar tampoco es repetir lo que dicen los libros de texto o las publicaciones. El pensar al que yo me refiero es eso que nos eleva al plano espiritual; a ese que nos permite ser realmente conscientes de nuestras acciones y de nuestros sentimientos. Es ese que considera la complejidad del ser humano en la unión de cuerpo alma y espíritu.


Además; este pensamiento crítico tiene que ir acompañado del coraje y la apertura de reconocer verdades que nos pueden doler. Tiene a su vez que ir acompañado del coraje para compartirlo, ofrecerlo a los demás y tal vez ser malentendido; pero estar dispuesto a escuchar y conversar.


En resumen, la propuesta que comparto para transformar el miedo en libertad aprovechando esta crisis es:


1)Tener el coraje de pensar críticamente en lugar de buscar que alguien más nos diga que hacer; aunque tengamos que romper con dogmas cómodos.


2)Tener el coraje de compartir lo aprendido desde ese pensamiento y esa experiencia de vida. (Porque además, nadie más puede compartir lo que tu tienes)


3) Tener el coraje de escuchar al otro, al que piensa diferente también.


5) Abrir el corazón para que el amor y el pensamiento íntegro guíen nuestro hacer.


Encuentro esta crisis por la que estamos pasando, como una oportunidad de ser verdaderamente libres. No creo que sea fácil para nadie pero a mi me sirve entender las crisis como nudos de evolución. Este nudo en el que estamos, aunque difícil, me parece que es necesario y nos llevará a un lugar más bello si así lo decidimos.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo